sábado, 18 de diciembre de 2010

Cupcakes de Navidad Ghostgirl

Tonya Hurley celebra en estas fiestas el éxito de su nuevo libro Lovesick encargándonos desde Nueva York cupcakes inspiradas en el diseño de la portada del libro.

La decoración de las cupcakes está realizada en azúcar y su sabor, creado especialmente para ella fue: Eggnogg con un corazón de grosellas rojas confitadas al Bourbon y bañadas en fondant de grosellas.

Los Best Sellers de la trilogía: “Ghostgirl”, “El regreso” y “Loca por amor” editados en España por Alfaguara y en más de cuarenta países ha convertido a los libros de Tonya Hurley en uno de los mayores éxitos internacionales de superventas de literatura juvenil.

Muchas gracias Tonya por tus elogios sobre nuestras “Lovesick cupcakes”.

“Dear Patricia,
These are the most gorgeous masterpieces I've ever seen!!!
love
Tonya Hurley”



jueves, 16 de diciembre de 2010

Galletas Navideñas

Galletas decoradas de Navidad extra large, con nuestra nueva receta para estas fiestas: almendras, avellanas y nueces con glaseado al brandy. Diseñamos estas cookies a pedido de un cliente que quiso que reprodujésemos las fachadas de sus casas modernistas de Barcelona y de la montaña, para saludar en estas fiestas.



sábado, 4 de diciembre de 2010

Receta Springerle en revista Whole Kitchen

Receta de galletas Springerle Colaboramos en el número de Navidad de la nueva revista digital Whole Kitchen, no dejéis de visitarla, es realmente estupenda con gran contenido de recetas e ideas y un diseño impecable. Desde aquí les deseamos mucho éxito y agradecemos la invitación para participar en esta fantástica publicación.

En esta edición aportamos la receta de las galletas Springerle y de galletas decoradas.

Receta Springerle Galletas Springerle

Las galletas Springerle son unas de las galletas alemanas más tradicionales para Navidad, son galletas blancas con sabor a anís que llevan una imagen de distintos motivos estampada sobre su superficie. Las imágenes se imprimen presionando la masa con rodillos de madera o con moldes planos finamente tallados en madera.

La historia de las galletas Springerle se remonta a casi mil años atrás, las tribus germánicas durante la celebración del solsticio de Invierno realizaban sacrificios de animales como ofrenda al dios Wotan (Odín) rey supremo de los dioses nórdicos, el caballo era considerado un animal sagrado para esas tribus y la palabra Springerle proviene de un antiguo dialecto alemán que significa algo así como “pequeño caballo de salto”.

Como la gente pobre no podía permitirse sacrificar a sus animales realizaban galletas en forma de animales para ofrecerlas como sacrificio al dios Wotan. Aun sobreviven algunos vestigios de esas prácticas paganas en las formas y grabados de los moldes de Springerles, con escenas de animales y de estas festividades.

En la edad media, con la inclusión del 25 de Diciembre en el calendario cristiano se continuó con esta tradición de las galletas estampadas, reemplazando los diseños paganos por motivos cristianos, los hornos de los monasterios que proveían de dulces y panes a la realeza fueron los que mayor influencia tuvieron al reemplazar los antiguos motivos en las Springerle incorporando los diseños religiosos que dominaron este período.

La primera receta de Springerle apareció en un libro de cocina de 1688, estas galletas se volvieron muy populares entre 1600 y 1800 cuando los artesanos comenzaron a fabricar moldes y rodillos tallados y grabados en madera con intrincados y finos detalles decorativos, los diseños tenían un importante significado simbólico: Fertilidad, virilidad, amor, etc., posteriormente también se incorporaron diseños con flores, frutas y detalles de la vida cotidiana de la época. La mayoría de los moldes de este período se encuentran en museos Europeos o en colecciones privadas.

Los moldes de Springerle son valorados como un tesoro familiar que ha pasado de generación en generación de madres a hijas a través de los siglos junto con las antiguas recetas celosamente guardadas.

Hace varios años recibí de regalo de mi querida amiga Erika unos antiquísimos moldes anteriores al 1800 que pertenecieron a su familia alemana y también varias recetas de larga tradición familiar para hacer galletas Springerle. Quedé completamente enamorada de la belleza de los diseños de los moldes tan trabajasomente tallados y comencé a probar las recetas y a adaptarlas un poco a mi gusto.

Desde que ese fantástico regalo llegó a mis manos, todos los años preparo galletas Springerle y he ampliado mi colección de moldes para sorprender en las fiestas, a mi amiga, a mi familia y también a todos los que se han sumado a disfrutar de estas deliciosas cookies.


Esta es mi receta de galletas Springerle:

Ingredientes
3 huevos (a temperatura ambiente)
375 gramos de azúcar glasé
60 gramos de mantequilla (a temperatura ambiente)
¼ cucharadita de sal
½ cucharadita de levadura en polvo (*)
500 gramos de harina
½ cucharadita de aceite esencial de anís

(*) La receta original lleva hartshorn (ammonium carbonate) un agente leudante que se utilizaba en pastelería en el siglo diecisiete, podría decirse que fue el precursor de la levadura en polvo que usamos ahora. Actualmente es raramente usado en pastelería, pero es posible conseguirlo, yo prefiero preparar las Springerle con hartshorn ya que resultan con mejor textura, pero se puede reemplazar por la levadura en polvo: ½ cucharadita de hartshorn equivale a 1 cucharadita de levadura en polvo. Para reemplazar la levadura en polvo por el hartshorn para esta receta hay que mezclar 2 gramos de hartshorn en 1 cucharada sopera de leche (dejar reposar durante 1 hora y media) y agregar a los huevos batidos.

Preparación
Batir los huevos durante 15 minutos en batidora a potencia máxima (con una batidora manual batir durante 20 o 25 minutos) los huevos deben quedar de color muy claro, esto es necesario para que las galletas salgan de color blanco.

Incorporar lentamente el azúcar glasé tamizada batiendo a baja potencia, luego incorporar la mantequilla y seguir batiendo hasta que la preparación esté cremosa. Agregar la sal y el aceite de anís.

Incorporar la levadura en polvo a la harina y tamizarla. Cambiar el gadget de la batidora por la pala mezcladora (K), agregar la harina mezclando a velocidad mínima, cuando la masa esté lista, terminar de ajustarla amasando bien en la mesa con un poco de harina hasta que la masa no se pegue a las manos, la cantidad de harina para ajustar dependerá del tamaño de los huevos y de la humedad ambiente.

Sobre una superficie espolvoreada con harina estirar la masa con rodillo y con un pincel, pincelar con poca harina los moldes y la superficie de la masa estirada, cortar la masa en trozos y presionar en los moldes, retirar los moldes y cortar las galletas con un cuchillo.

Disponer las galletas en una bandeja cubierta con papel de horno y dejarlas reposar descubiertas entre 8 y 24 hs. (Durante toda una noche es suficiente)

Hornearlas a 150º entre 10 y 15 minutos dependiendo del tamaño de las galletas, no deben dorarse ya que perderían su característico color blanco.

Se pueden envasar en bolsas de celofán o conservar en latas durante meses y mejoran su sabor con el tiempo.

Rodillo y moldes de madera para realizar las antiguas galletas alemanas Springerle


Esta receta es un regalo para uso personal, si la publicas o divulgas en su totalidad o modificada en parte, tienes que citar a Patricia Arribálzaga/ Cakes Haute Couture.